3 razones por las que es mejor usar Gamificación que Ludificación

Lo reconozco, no puedo con el término “ludificación”, en gran medida porque no entiendo la necesidad de mucha gente de castellanizar cualquier término. En el caso de los “smartphones”, nadie usa ya “teléfono inteligente” porque además de sonar de aquella manera, el término americano se ha impuesto y está más que aceptado entre los castellano parlantes.

En el caso de “gamification”, nos encontramos con un caso intermedio, donde el término no se ha mantenido en inglés, pero se ha adaptado muy ligeramente a “gamificación”. Por mi parte, uso tanto el término inglés “gamification” como el adaptado “gamificación”, y creo que en ambos casos son términos muy explicativos.

Ya hace un tiempo ha habido intentos de castellanizar “más y mejor” el término “gamification” y el término resultante ha sido “ludificación”, un término que más allá de que a mi me suene bastante mal y no me guste ni mentar, no expresa ni de lejos lo que expresas su homónimo americano ni la primera castellanización. Y creo que es un error que dejemos que los términos técnicos y que engloban una serie de matices importantes no sean traducidos por puristas de la lengua que prefieren mantener unas determinadas señas de identidad del lenguaje (¡ni que lo hubieran inventado ellos!) antes de preservar la coherencia de los términos utilizados para no despistar a aquellos que todavía no conocen el término.

Justo hoy tenía una discusión sobre esto en Twitter con @UribeX, pero como una discusión en Twitter no deja de ser una discusión a base de titulares (y acaba pareciendo una discusión entre políticos), y que rápidamente sube el tono de la discusión y nos alejamos de los puntos que importan, he preferido escribir este post para expresar mi opinión, y serán muy bienvenidas las opiniones de cualesquiera de las posturas con respecto a este término siempre y cuando haya respeto en el tono de la discusión.

Gamification no es (exclusivamente) hacer lúdico algo que no es divertido

La definición de Gamification es una definición bastante amplia. Aunque existan diversas definiciones, la más extendida hace alusión a “la aplicación de mecánicas de juego en entornos no lúdicos”. Si queremos coger “por los pelos” la parte del “lúdicos”, casi estaríamos hablando de “noludificación” por la parte de aplicación en un entorno no lúdico. Ahora bien, esta definición no dice que el resultado final tenga que ser algo divertido, lúdico o un juego, si no que cuando aplicamos Gamification estamos utilizando una serie de mecánicas que encontramos en los juegos en otro tipo de entorno.

Para entender esta parte de que el resultado no tiene por qué ser algo divertido, veamos un ejemplo basado en una mecánica bastante extendida en Gamification como es la barra de progreso. LinkedIn hace un muy buen uso de esta barra de progreso para animar a sus usuarios a que completen al máximo su perfil:

LinkedIn Progress Bar

Si bien esta barra de progreso es una mecánica de juego aplicada con éxito a un entorno no lúdico (como pueda ser LinkedIn), y consigue muy buenos resultados, no convierte a LinkedIn en algo divertido o lúdico. La barra de progreso es una forma de feedback que anima/motiva a los usuarios a seguir completando tareas y ofrece un feedback inmediato que los usuarios agradecen y les permite mantener elevado su nivel de motivación con respecto a las tareas que están completando.

Hasta el día de hoy, os puedo asegurar que no he visto a nadie pegando saltos de alegría después de completar al 100% su perfil de LinkedIn (lo que no quiere decir que no haya pasado).

Gamificación es el término más extendido

Y con diferencia. Solo unos pocos utilizan el término ludificación y además es un término que se ha empezado a utilizar mucho después, sobre todo por personas inicialmente ajenas a este movimiento, y más cercanas al periodismo o lingüistas. Si tenemos ya un término establecido y que nos convence a muchos, y sobre todo a aquellos que utilizan el término con conocimiento de causa, ¿por qué crear otro término distinto?

Gamificación vs Ludificación

Gamification no es Serious Games / AdverGaming

Este es uno de los puntos que yo creo que genera más confusión entre la mayoría de la gente. Si bien a mi me gusta englobar todo lo que tiene que ver con la aplicación de juegos en otros entornos (Gamification, Serious Games, AdverGaming, etc.) dentro de la Gamificación, o al menos trabajar mucho entre la interelación de los mismos, debemos ser conscientes de las notables diferencias entre estos conceptos.

Tanto los serious games, como el advergaming se basan en el desarrollo de juegos con un objetivo de aprendizaje, desarrollo de competencias, etc. pero en definitiva estamos hablando de juegos. En el caso de la gamificación (y ya lo he comentado antes), no necesariamente tenemos que desarrollar un juego, a veces símplemente cogemos una pequeña mecánica de un juego que vemos que es muy efectiva para un objetivo que queremos cumplir en nuestra aplicación, y la introducimos de una forma muy sutil. El resultado, evidentemente, no es un juego, si no la misma aplicación con una pequeña mejora (como pueda ser una barra de progreso, un sistema de feedback, etc) que está basada en un concepto que hemos sacado de un juego.

El desconocimiento de las diferencias entre estos conceptos, lleva a los ajenos al campo a decir cosas en relación a la gamificación (y tratando de defender el término de ludificación) como:

Sin más, os dejo abiertos los comentarios por si queréis discutir sobre el tema 😉

  • http://jgomo3.blogspot.com/ Jesús Gómez

    “Teléfonos inteligentes” sí se sigue usando.

  • Adrià Compte

    Tío no te enteras, tu mismo dices: El término de “ludificación” no es explicativo. La gamificación no viene de algo lúdico, como mucho de juegos.

    Vete al diccionario y verás esto:

    lúdico, ca.

    (Del lat. ludus, juego, e ‒́ico).

    1. adj. Perteneciente o relativo al juego

  • Adrià Compte

    Gamificación de que viene?? De hacer una gama de algo? Como debe pronunciarse? gueymificación o gamificación?? Es como si de smartphone se tradujera smartfone…

  • jccortizo

    Gamification viene de game = juego

    Ludico es algo RELATIVO al juego, no un juego en si mismo. Por lo tanto, la traducción de Gamification sería hacer de algo un juego, y ludificación sería hacer de algo otra cosa que es relativa a un juego. No encaja, de hecho encaja mucho mejor “jueguificación” (aunque suene todavía peor) que “ludificación” si nos vamos al puro sentido de las palabras.

  • Adrià Compte

    Lo que no entiendes es que la raíz de ludificación no es lúdico, es ludus (juego). Es lo mismo decir jueguificación (raíz juego) que ludificación (raíz ludus). Que te suene mal no me parece un argumento válido ya que es algo totalmente subjetivo. Buen artículo por cierto. Es un tema que deberá aclarar la RAE algún día.

  • jccortizo

    Pero ¿por qué irnos a la raíz latina cuándo tenemos una palabra en castellano? Además de lo de sonar mal (estoy de acuerdo en que no es un argumento, es algo subjetivo), para utilizar de base una palabra que no es del castellano, prefiero el término americano, que por eso el término se “parió” ahí.

    Ahora bien, como comentamos, la discusión tiene mucho de subjetivo 😉

  • Adrià Compte

    Bueno de hecho todo nuestro idioma tiene su orígen en el latín (no podemos decir que el castellano no sea latino lol) y precisamente se usa en términos técnicos como ludópata o ludoteca (no se dice juegópata o juegoteca…) por eso me parece que la traducción lógica y correcta de gamification al castellano es ludificación.

    Aunque por otro lado estoy totalmente de acuerdo en que es mejor utilizar el término americano GAMIFICATION, pero de ningún modo gamificación que es una traducción burda y facilona (y a mí me suena fatal :P).

  • Jorge Amparan

    La palabra “gamification” ni si quiera existe en los diccionarios en el idioma inglés. Es una palabra de nueva creación. Usar “gamificación” es hablar en “espanglish” (otra palabra inexistente). La traducción “ludificación” aunque si bien es acertada es una palabra que tampoco existe en los diccionarios. Por lo que creo que la cuestión de uso de una u otra palabra depende del estilo personal para hablar de cada quien. Las palabras no son obra de la creación divina, sino de la propia gente que las acuña para satisfacer sus necesidades de comunicación de conformidad con su entorno. Por lo tanto, creo que aún es muy temprano para establecer el término correcto el cual será determinado, precisamente, por los hablantes del idioma español o castellano, no así por los estadounidenses. No se vale menospreciar a los lingüistas, ya que son precisamente ellos, los expertos en la materia.

  • Pingback: GAMIFICACIÓN EN EDUCACIÓN | PLAN PRESTO! Diseña Valida Planifica()

  • Fran Mowinckel

    Comencé a leer el esta entrada con la duda, pero después de leerlo he llegado a la conclusión contraria a la del autor:

    El primer razonamiento se queda en simple retórica, “Gamification” es incorporar elementos de juegos, que por definición se presuponen divertidos, en otras actividades para hacerlas divertidas (+1 “ludificación”). El resto es un juego de palabras del autor, sin mucho sentido, ya que es evidente que el objetivo es proporcionar una motivación “lúdica” al usuario para realizar una acción.

    En el segundo razonamiento, el autor se apoya en que se trata de un término mucho más común, según un famoso motor de búsquedas de internet llamado Google.

    Este tipo de argumentaciones (primero por definición y luego por uso) se quitan fuerza entre sí porque suelen acompañarse cuando ninguna de las dos tienen suficiente entidad, y en realidad su origen es contradictorio. Se define “de derecho” o “de facto” y la utilización de ambas de forma simultánea es una mala argumentación.

    Una búsqueda simple de palabras clave en un motor de búsquedas anglosajón no da algo por establecido. Google trends no da cifras absolutas de búsquedas y la comparación directa y simple de los dos términos es la peor forma de demostración posible. Y sobre todo viniendo de alguien que presupongo de origen técnico y debería de ser algo más formal en esto de las demostraciones. Si volvemos a hacer la misma búsqueda del autor y nos fijamos en los resultados en España, casi todos los resultados vienen de Cataluña, es decir estamos dando por establecido un término por las búsquedas de una región que mayoritariamente habla catalán.

    Si bien el término “Gamificación” es de uso más extendido entre cierto sector de la población (joven con conocimientos de internet y redes sociales), la demostración del autor basándose en estadísticas es muy pobre. Por otro lado, y si bien “ludificación” no es una palabra de uso común, con una búsqueda “simple” en el mismo motor encontramos entradas tan antiguas como las del otro término (+1 “ludificación”).

    El último razonamiento parece algo privado entre el autor y varios usuarios de Twitter, pero la finalidad de las mejoras que menciona, no tienen otra finalidad que proporcionar una motivación “lúdica” al usuario (+1 “ludificación”).

    El autor parece no comprender que el coger un elemento (como una barra de progreso) de un juego y aplicarlo en otro entorno, tiene una finalidad lúdica aunque el elemento de por sí no lo sea necesariamente. Ya que es la intención del desarrollador/diseñador la que cuenta, y la intención es claramente incorporar elementos propios de videojuegos para emular la sensación de estar jugando al usuario y así proporcionarle una motivación “lúdica”.

    Y por último, el término “ludificación” no es inventado y no pertenece a ningún plan maquiavélico de castellanización. Ya existía del latín “ludificatio”, se encuentran resultados antiguos de “ludificación” (sobre todo asociado a la pedagogía y en varios idiomas a parte del español). Y además, esta misma discusión también se tiene en inglés (Google: “gamification vs ludification”).

    Que a alguien le guste “más o menos” como le suena una palabra no es un argumento válido.

    Y si tuviera algún sentido, y probablemente no estaría en total desacuerdo, del término “gamificación”, sería en la ludificación aplicada en el contexto de juegos para móvil, pero el autor ya aclara que se refiere a una definición mucho más amplia.

    Y de nuevo, por último, lo de “smartphone”… sin entrar de lleno, pero a las personas mayores las escucho hablar “del móvil”, a las algo menos “del aifone” y a los de mi generación de si tienes “el S3, el Nexus S4 o el 4S” (ya dependiendo del poder adquisitivo), pero “smartphone”… sólo en los catálogos de Robafone y Vomistar. Ni siquiera en Latinoamérica donde hablan de “handies”.

  • @Ludictador

    En este mundo capitalista creo que el mejor argumento en pro de usar el término “gamification” es que si lo pones en tu web de servicios venderás, y si pones el término “ludificación” -a lo sumo- tendrás algunas visitas de interés relacionadas con el sector de la educación. Poderoso caballero es Don Dinero y uno de sus mayores aliados (Gartner) ya han hecho suficiente por el hype marketiniano del “gamification” que intentar retornar a conceptos ya existentes previamente como ludificación o actitud lúdica no tiene sentido si hay un mínimo de interés económico detrás.

    Un saludo y muchas gracias tanto por el artículo como por los comentarios.

  • @Ludictador

    Los habitantes del cordobés y muy ilustre municipio de Cabra darán harto razones para usar las raíces latinas en vez de las castellanas 😉

    Salud!

  • jccortizo

    XDDDD

  • jccortizo

    Flavio, yo he de reconocer que cuando hablo de gamificación hablo del negocio de la gamificación. En el fondo el transfondo del asunto, como bien dices, viene de lejos, pero para mi la gracia es que ahora se está creando una industria en torno al concepto y el concepto necesita un nombre que también “enganche”.

    El hype marketiniano, como siempre, afecta en gran medida (tanto para bien como para mal) y también genera bastante distorsión (no olvidemos que los mismos de Gartner son los que sacan de la ecuación de la gamificación a todo lo que no es digital), pero por otro lado también ayuda a que esto se convierta en algo “real”, y cuando digo real, quiero decir en algo que pueda darnos de comer.

    ¡Mil gracias por tu aportación!

  • Ismael Ábrego

    Un idioma no es de nadie más que de sus hablantes; y un pueblo que se tiene respeto a si mismo no violenta la naturaleza misma de su lengua de esta manera tan atroz.

    Es obvio que siempre ha existido un intercambio de vocablos entre lenguas diferentes, el español aparte de sus primas romances tiene palabras de origen árabe, nahuatl, inca o incluso del sumerio. Todo eso le aporta mucha belleza al idioma. Es obvio que el lengua cambia, pero cambia naturalmente.

    La imposición de un programa político no es natural, el influjo repentino de vocablos tampoco es natural; todo eso se asemeja a la suelta de visones americanos, que por donde pasa arrasan con la fauna autóctona.

    Así pues la realidad se impone, y la realidad es que no nos llegan tantas palabras del ruso, o del cantonés como del inglés. El inglés está realmente corrompiendo la belleza de todas las lenguas del mundo, luchar contra la primacía de esa lengua en concreto sobre las demás se convierte en una necesidad si no queremos acabar convirtiéndonos en un pastiche globalizado y aculturalizado.

    Gamificación no tiene sentido por si misma, es decir, si no sabes lo que es, no puedes entenderla. Ludificación, a poco que tengas una mínima cultura sabes que tiene que ver con algo lúdico. Por otra parte como te han dicho por ahí, no viene de lúdico, sino de ludus, que significa lo mismo que Game pero en latín.

    Para eso sirven el latín y el griego, además de ser nuestras lenguas madre, es el lugar al que hay que acudir para crear palabras nuevas, que suenen bien y que sean auto-explicativas.

    Ya basta de tenernos tan poco aprecio y de permitir esta lenta pero inexorable colonización anglosajona, a este paso dentro de doscientos años no quedará ni la mitad de la diversidad cultural humana. Obviamente esto requiere voluntad, y luchar contra corriente, pero no será la primera vez que pasa, y que se emplea de forma eficaz una corrección en estas mutaciones antinaturales.

    Unos ejemplos al pronto:

    Tras la independencia de la India, se eliminaron numerosas palabras de origen árabe y se recuperaron palabras del viejo sánscrito, para tratar de retomar la identidad tras siglos de opresión bajo musulmanes e ingleses.

    En Pakistán, que hablan básicamente la misma lengua que en la India, hicieron lo mismo pero a la inversa, tratando de diferenciarse de sus vecinos politeistas, le dieron mayor primacía a las palabras de origen persa y árabe.

    En Rumanía, tras su resurgimiento nacional en el siglo XIX, convinieron con que su especialísima y única lengua romance oriental, sobreviviente a siglos de invasiones y guerras, y rodeada de pueblos de familias diferentes, estaba demasiado influenciada por el eslavo, en consecuencia miraron al francés y al italiano para reformarse.

    En Israel, al poco de formarse, recuperaron una lengua muerta desde hace siglos, el hebreo. Hoy es la lengua madre de varios millones de personas.

    En Cornualles, en los últimos quince años los hablantes de su variedad de gaélico se han triplicado, a punto estuvieron de desaparecer hace un siglo bajo la influencia del inglés. Una verdadera pena, su lengua es heredera de los antiguos celtas y forma parte de una familia diferente.

    Y por último el inglés…

    No hay lengua más mezclada que el inglés, de hecho se estima con que el 60% de su vocabulario es de origen latino/romance, en tanto que se podría hablar de un idioma romance germánico.

    Pues no hay pocos en Inglaterra que abogan por abandonar el English y volver al Anglish, esto es, limpiar su lengua de la influencia latina.

    ———–

    No hace falta tener que caer en todo esto, basta con estar con la guardia alta y no permitir que pequeños actos de colonialismo como esta palabra se pasen por alto.

    Por eso soy un firme defensor de LUDIFICACIÓN